Era un sábado cualquiera, me dirigía a casa por la calle Entença de Barcelona. Andaba un poco cabizbajo por que mi exnovia estaba en el mismo local con un chico y me sentí realmente mal, decidí marcharme a casa y no aguantar como ese gilipollas andaba haciéndome sentir como un perdedor… pensaba que era la peor noche de mi vida.

Hasta que levante la cabeza y la vi, era rubia y vestía una falda cortita que tapaba ligeramente su precioso trasero y una camisa blanca que dejaba entre ver por las trasparencias un sujetador rojo de encaje muy sugerente. no lo pude evitar y me lance a hablar con ella interrumpiendo su paso.

Yo: Hola, donde vas?

Ella: Al trabajo que llego tarde.

Yo: Donde trabajas? Puedo acompañarte?

Ella: Trabajo justo aquí y claro que puedes acompañarme.

Me dijo que era escort y que esta noche era mi noche de suerte, fue cuestión de 10 minutos y estábamos subiendo a la habitación. Era mi primera vez, nunca había estado con una escort y estaba un poco nervioso pero la conexión fue instantánea, subíamos por el ascensor y me estaba devorando, me mordió un labio y me dijo… no me has preguntado mi nombre, a lo que le conteste que su nombre no era lo más importante de la noche.

Me arranco el cinturón como si de una película porno se tratase, y de un empujón me vi acostado en la cama sin el pantalón.

Te estoy esperando (susurro desde el baño)

Y me di la ducha mas increíble de mi vida con la mujer mas espectacular que jamás había visto

Tenia unas tetas increíblemente grandes y se las frotaba mientras me chupaba la polla entre el agua con jabón que le corría por la cara, no podía estar mas cachondo.

En ese momento, de rodillas dijo las palabras mágicas ¿Que quieres hacerme? mientras me machacaba la polla con mucha delicadeza y me miraba a los ojos fijamente.

La lleve hasta la habitación impregnados de agua y contra el armario la penetre con fuerza contra la puerta sin descanso, no podía dejar de gemir como una autentica perra mientras sentía como mi polla se deslizaba fuertemente con su chochito húmedo hasta que no podía metérsela mas profundo, para me dijo en varias ocasiones mientras apretaba su mano fuertemente contra mi culo para que lo hiciese con mas fuerza.

Cuando sintió que estaba apunto de correrme, se giró rápidamente y empezó a chuparme la polla mientras me tocaba los huevos con mucha delicadeza.

Me corroooo grité mientras ella se tocaba el clítoris y disfrutaba como una autentica perra.. llene su boca de semen y notaba que quería tragárselo pero no le cabía en la boca.

Cuando acabamos muy cansados por el esfuerzo me estuvo acariciando para que me relajase y disfrutase aún más del pedazo de polvo que acabamos de pegar.

Desde ese día deje de compadecerme por mi exnovia y empece a visitar https://www.perlanegrabcn.com/ frecuentemente para disfrutar de noches de sexo sin preocupaciones en un entorno discreto y con una mujer que de verdad sabe lo que quiero y necesito.